jueves, 26 de septiembre de 2013

Porque los libros también se ponen malitos

Desde hace unas semanas, la Biblioteca Central cuenta con una nueva unidad de trabajo que pretende mejorar la calidad de nuestros servicios. Estamos hablando del hospital para libros en la Sala Infantil.


En esta nueva instalación los niños van depositando los libros que tienen fiebre (están desencolados), tos (hojas sueltas) o mocos (pintarrajeados), entre otras patologías. Al depositarlos rellenan un parte de ingreso en el que diagnostican la enfermedad y los posibles tratamientos. Una vez allí, los bibliotecarios acudimos al rescate y revivimos estos libros para que puedan volver a ser disfrutados en todo su esplendor por todos nuestros usuarios.

Así que ya lo sabéis. Las enfermedades de los libros, tienen cura y en nuestra Sala Infantil se la damos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Te escuchamos!